‘Espionaje ya no sucede, somos distintos’, asegura López Obrador.

El mandatario cuestionó que el gobierno pasado destinara grandes sumas de recursos públicos para espiar a opositores, periodistas…; de existir aún contrato se va a cancelar, afirma.

 

20 de julio de 2021.

 

Al calificar como una “vergüenza” el espionaje del que fue víctima él, su familia y decenas de personas de su entorno en el gobierno de Enrique Peña Nieto, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que esta práctica ya no sucede por lo que “a nadie se le limitan sus libertades”.

 

Desde Palacio Nacional el mandatario criticó esta práctica que gobiernos pasados llevaban a cabo en contra de opositores, periodistas, entre otros, y aclaró que en su administración no se espía nadie.

 

“Ya esto no sucede, el gobierno no espía a nadie, los opositores no son espiados, no hay censura para los medios de información, a nadie se le limitan sus libertades”, dijo.

 

Lo anterior, luego de que una investigación en la que participan medios nacionales e internacionales revelara que entre 2016 y 2017 López Obrador, su esposa Beatriz Gutiérrez Müller, sus hijos, sus colaboradores y hasta sus médicos fueron espiados mediante el programa Pegasus.

 

El mandatario criticó esta práctica violatoria de los derechos humanos que se hacía desde hace décadas bajo la orden del Gobierno federal, lo cual, dijo, es una muestra del autoritarismo.

 

“Es realmente una vergüenza y una prueba irrefutable de que imperaba un gobierno o estábamos sometidos a un gobierno autoritario, antidemocrático, que violaba los derechos humanos, el Estado era el principal violador de los Derechos Humanos”, aseveró.

 

El titular del Ejecutivo federal recordó que en 1979 fue víctima del espionaje por parte del Director de la Dirección Federal de Seguridad, Miguel Nazar Haro, cuando fungía como director del instituto Nacional Indigenista.

 

Al ser cuestionado acerca de si presentará una denuncia por el espionaje en su contra y el de su familia, López Obrador rechazó esto, y destacó que basta con que este tipo de casos se conozcan y no se vuelvan a repetir.

 

“Lo que hay de inteligencia tiene que ver con el combate al crimen, es para proteger a ciudadanos no para espiar a opositores, periodistas, dirigentes partidistas, a dueños de grandes empresas, a las Iglesias… ¡no!, y así era, se llegó a perfeccionar tanto que no había necesidad de hablar por teléfono, nada más con el teléfono escuchaban todo”, dijo.

 

Además sostuvo que se revisará si aún existe el contrato con NSO Group por su malware Pegasus y en caso de ser así, será cancelado.