Ahora pega a Haití depresión tropical.

Dos días después del sismo que dejó al menos 1,941 muertos, lluvias torrenciales intensificaron el caos en ese país.

 

18 de agosto de 2021.

 

La depresión tropical Grace descargó ayer lluvias torrenciales sobre Haití, dos días después de un potente terremoto que remeció la empobrecida nación caribeña, aumentando la miseria de las miles de personas que perdieron a sus seres queridos, están heridas o se quedaron sin casa y obligó a los saturados hospitales y rescatistas a actuar con rapidez.

 

La cifra de muertos por el terremoto de magnitud 7.2 que sacudió el suroeste de Haití durante el fin de semana aumentó a mil 941 y el número de heridos a más de nueve mil 900, informó la Dirección de Protección Civil.

 

Más de 60 mil hogares resultaron destruidos y otros 76 mil sufrieron daños diversos, mientras que muchos edificios públicos también fueron afectados o colapsaron durante el sismo, agregaron las autoridades haitianas.

 

Las intensas lluvias descargadas por Grace y los fuertes vientos azotaron el suroeste del país, la zona más afectada por el sismo del sábado.

 

El impacto de Grace elevó la amenaza de deslaves e inundaciones repentinas durante su lento avance sobre la península de Tiburón, en el suroeste de Haití, antes de encaminarse hacia Jamaica y el sureste de Cuba.

 

Aún recuperándose del temblor que en 2010 devastó Puerto Príncipe, Haití ya estaba en caos por el asesinato de su presidente Jovenel Moïse el 7 de julio pasado. Moïse fue asesinado en su casa por un escuadrón armado.