Fuerzas rusas avanzan en la región de Donbás.

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, aseguró que la situación seguía siendo muy difícil y que las fuerzas rusas aún intentaban salvar algún tipo de victoria en una región asolada por el conflicto desde 2014.

 

15 de mayo de 2022.

 

Las líneas del frente en la guerra de Ucrania cambiaron este domingo cuando Rusia avanzó en la ferozmente disputada región oriental de Donbás y el ejército de Ucrania libraba una contraofensiva cerca de la estratégica ciudad rusa de Izium.

 

A poca distancia de la ciudad nororiental de Járkov, donde las fuerzas ucranianas han estado atacando desde principios de este mes, los comandantes dijeron que creían que Rusia había estado retirando tropas para reforzar posiciones alrededor de Izium al sur.

 

Ucrania ha obtenido una serie de logros de resistencia desde que Rusia invadió el 24 de febrero, lo que obligó a los comandantes rusos a abandonar un avance sobre Kiev y luego consiguió expulsarlos de Járkov, la segunda ciudad ucraniana.

 

La invasión de Moscú, a la que llama una "operación especial" para desarmar a Ucrania y protegerla de los fascistas, ha sacudido la seguridad europea. Kiev y sus aliados occidentales dicen que la afirmación del fascismo ha sido un pretexto para lanzar una agresión no provocada.

 

Desde mediados de abril, las fuerzas rusas han centrado gran parte de su potencia de fuego en Donbás después de no poder tomar la capital. Una evaluación de la inteligencia militar británica emitida el domingo dijo que Rusia había perdido alrededor de un tercio de la fuerza de combate terrestre desplegada en febrero.

 

Su ofensiva en Donbás se ha retrasado "significativamente" y es poco probable que consiga objetivos durante los próximos 30 días, según la evaluación. El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, dijo que la situación en Donbás seguía siendo muy difícil y que las fuerzas rusas aún intentaban salvar algún tipo de victoria en una región asolada por el conflicto desde 2014.